Desierto Verde 2014: Bioenergía, recursos hídricos, desertificación y nuevas tecnologías marcaron la conferencia

 Este jueves se desarrolló en Antofagasta "Desierto Verde 2014", la II Conferencia Internacional “Los desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía”, que contó con la participación de la Presidenta de la Comisión Especial sobre Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía de la Cámara Alta, la senadora Adriana Muñoz; la Subsecretaría de Energía, Jimena Jara; y el Gerente General de Administración de Barrick Zaldívar, Carlos Gálvez, y que además convocó a expertos y representantes de 5 países.

La jornada se estructuró en cuatro panales donde se abordó el fenómeno de la sequía desde el contexto del cambio climático, tema contingente de acuerdo a las características geográficas de nuestra zona; la producción de bioenergía, y el rol de la industria minera como un actor catalizador en el desarrollo de nuevas tecnologías y el uso de energías limpias.

La senadora Adriana Muñoz, quien realizó una exposición del trabajo que realiza la comisión en cuanto al agua como un elemento crítico, dio su visión de lo que fue esta conferencia internacional. “Me ha parecido una instancia magnifica para intercambiar experiencias, conocimiento y sobre todo para explicar el trabajo que estamos desarrollando en la Comisión respecto a la situación de escasez hídrica presente en nuestro país (…) Estoy muy feliz con esta alianza en donde podremos ir buscando soluciones reales, prácticas e inmediatas, pues la falta de agua es una situación que nos preocupa”, expresó.

 


Por su parte, Jimena Jara, Subsecretaría de Energía, subrayó el apoyo de Barrick Zaldívar para el desarrollo de esta actividad. “Como Ministerio nos parece muy importante la participación de las empresas en este tipo de iniciativas, porque quiere decir que están tomando conciencia de como pueden aportar y contribuir en soluciones respecto a temas como el combate a la desertificación y generación de bioenergía”, señaló.

Asimismo Carlos Gálvez, Gerente General de Administración de la Compañía, reafirmó el compromiso con esta actividad. “Nos llena de orgullo y satisfacción. En nuestra Compañía procuramos desarrollar actividades que estén de la mano con la mejora contínua y la búsqueda constante de acciones respetuosas y amigables con el Medio Ambiente”.

Uno de los paneles abordó el tema de “El desierto verde como vehículo emergente para combatir la desertificación”, instancia donde moderó Víctor Espinoza, Gerente de Medio Ambiente de Barrick Zaldivar, quien agradeció la presencia de la minera Lomas Bayas, quienes también siguen el camino de la sustentabilidad. “Como empresa estamos comprometidos con la sustentabilidad de los pueblos que son afectados por la minería”, manifestó.

Durante la conversación se plantearon nuevas ideas y tecnologías para aplicar en un desierto como el de nuestra región, caracterizado por ser uno de los más áridos en el planeta. Jorge Martínez de INIFAT de México, compartió la experiencia de su país en cuanto a la producción de Jatropha, una semilla de arbusto que tiene alto contenido de aceite y múltiples usos, además de crecer en cualquier parte, con la cual se puede fabricar el biodisel, combustible que en México se está masificando de a poco, siendo más impulsado en el área de la aviación, sobre todo para aerolíneas privadas.

El representante mexicano comentó que ya hay una empresa que usa el biodisel al 100%, teniendo un alto impacto económico, ya que gracias a ella se han generado empleos y familias han mejorado su situación, ya que pueden cultivar en sus patios la semilla.

Las propiedades de esta semilla que puede crecer en cualquier lugar, ha permitido que en México ya se esté cultivado en el desierto otro tipo de vegetales como Palta, Berenjena y Albahaca.

Una experiencia similar fue la que expuso Lomas Bayas, empresa que plantó algarrobos en Calama para forestar el oasis. La metodología consta de reunirse en más de 60 mesas de trabajo con las comunidades para crear programas que den soluciones a sus problemáticas, así como también un proyecto de conservación del oasis, que ha comenzado a disminuir su tamaño.

El algarrobo es un arbusto muy noble, crece en situaciones extremas y sirve para la economía local, ya que su fruto tiene múltiples usos y ya en Calama hay dos bosques.

Existen 15 mil árboles en un invernadero cercano a Calama, lugar donde son cuidados desde pequeños hasta que alcanzan un porte necesario para ser entregado a los pobladores.

Lomas Bayas y Barrick Zaldívar han apuntado a planes de educación ambiental con los niños de las comunidades cercanas.

Me gusta que las mineras trabajen en conjunto para ayudar a las comunidades”, fueron las palabras de Víctor Espinoza, respecto al trabajo que amabas empresas están realizando en las comunas de la Región de Antofagasta.

Para ver el documento original en pdf aquí.