El proyecto Los Desiertos Verdes finaliza en septiembre

Riofrío se ha convertido en un ejemplo a seguir dentro del proyecto "Life+ Los Desiertos Verdes", una iniciativa que, dirigida por Sven Kallen, bajo la coordinación de Zacarías Clérigo, de la Universidad de Valladolid, está implantando la utilización del Groasis Waterboxx, el artilugio que inventó el holandés Pieter Hoff, convertido en una de las principales esperanzas para la recuperación de desiertos y zonas degradadas, que está a prueba ya en más de 30 países de diferentes continentes como Baréin, India, Egipto, México, Ecuador, Marruecos, Etiopía o Kenia.

Aunque hay dos Groasis Waterboxx, uno de ellos el de biopolímeros, biodegradable y para una sola vez, en el municipio de Riofrío (Abejera y Sarracín) se está utilizando el de polipropileno, reutilizable.
El árbol o la semilla se colocan y se echan en el artilugio 4,5 litros de agua que van unidos por una mecha a la tierra para el riego.

La peculiaridad del invento está en que no hay que volver a rellenar el Waterboxx pues la humedad del viento, el rocío y la lluvia se encargan de ello. Al contar con un depósito de 15 litros durante el primer año el Groasis, además de actuar como un anillo protector del árbol, le suministra humedad suficiente sin ninguna fuente adicional de riego.

La iniciativa se inició en España el 1 de octubre de 2011 y finalizará el 30 de septiembre de 2015, con un presupuesto de 2.131.494 euros, de los cuales 1.007.977 corresponden a la subvención del Life+ para Aliste (Zamora), Fuensaldaña (Valladolid), Los Monegros (Aragón) estación de esquí San Isidro (León), Viladecans y Sant Boi (Barcelona).

Para ver el artículo original clique aquí.