El vertedero que se convirtió en vergel

El proyecto "Desiertos Verdes" ha abierto las puertas a la esperanza para la recuperación de zonas áridas y semidesérticas, con un claro ejemplo de éxito en las plantaciones realizadas en la escombrera de la pizarrera de Abejera de Tábara y en la Sierra de la Culebra en Sarracín, ambas localidades del municipio de Riofrío. Así lo resaltaron los expertos ayer en la conferencia final internacional The Green Deserts en el Palacio de Congresos "Conde Asurez" de la Universidad de Valladolid, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Lucha contra la Desertización de las Naciones Unidas.

En total se ha actuado en 65 hectáreas y plantado 55.000 árboles, utilizando e investigando, con la utilización del Groasis Waterboxx. Durante cinco años un equipo multidisciplinar formado principalmente por Ingenieros agrónomos y de Montes de la Escuela Técnica Superior de Ingenierias Agrarias de Palencia ha desarrollado el proyecto de los Desiertos Verdes cuyo objetivo es repoblar zonas áridas y semidesérticas donde, aseguran los propios expertos, "a nadie se le ocurriría plantar un árbol". Algo que se hace un sistema, el Groasis Waterboxx "capaz de retener el agua de la lluvia e ir soltándola cuando la planta la necesita, además de recoger la del rocío".

Para leer la noticia completa en PDF, sigue este enlace.