Los desiertos verdes. Un proyecto europeo para la reforestación.

Reforestar  Europa es urgente. Solo en España hay 15 millones de hectáreas en riesgo de desertificación, un fenómeno desastroso que crece un 8% cada año. El proyecto Los Desiertos Verdes, cofinanciado por el programa de la UE Life+ está ya dando soluciones. Es una ingeniosa fórmula de irrigación que permitiría recuperar las zonas áridas en 20 años y a bajo coste.

En este proyecto intervienen nueve instituciones y empresas de la Unión Europea: la Universidad de Valladolid y su Fundación General; las diputaciones de Valladolid y León; AquaPro B.V (Países Bajos), Sylma (Bélgica); los ayuntamientos de San Mateo de Gállego (Zaragoza) y Riofrío de Aliste (Zamora), y Transfer Latin Business Consultancy (Barcelona).
“El proyecto de Los Desiertos Verdes se basa en el uso de GroasisWaterboxx.

Es un recipiente de agua que funciona como un anillo protector alrededor del árbol. Su depósito de 15 litros proporciona agua a la planta durante su primer año pero sin ninguna fuente adicional de riego. Se trata de un ingenioso sistema que permite atrapar el agua de la condensación nocturna producida por el rocío y las lluvias ocasionales. El diseño de esta 'caja mágica' evita que el agua se evapore en la parte superior, y de esta forma las raíces del árbol también quedan protegidas de los rayos del sol, vientos y plagas. De esta forma, las plantas no necesitan riego y podrán sobrevivir en zonas áridas o casi desérticas.”

También permite la reforestación activa de zonas afectadas por incendios, a gran escala permitiría no solamente avanzar hacia una mayor reforestación en Europa, sino también a la creación de pequeñas industrias y de empleo a nivel local. Se contribuirá así con la instauración y consolidación de la "economía verde". El proyecto 'Los Desiertos Verdes' también aspira a originar un aumento de la creación de las pymes alrededor del sector agro-forestal.”

“A gran escala, la aplicación de este proyecto permitiría a los países en vías de desarrollo utilizar terrenos de difícil explotación para producir alimentos, medicamentos, perfumes, madera y energía; combatir la erosión y capturar CO2, impulsar el desarrollo de industrias de servicios y la creación de puestos de trabajo. Además, el desarrollo económico ayudará a mitigar la migración a las ciudades y el sistema podría ser financiado a través de microcréditos, ya que un pequeño agricultor no puede adquirir un sistema de irrigación por su elevado coste, pero sí puede comprar 10 Waterboxx (el coste de cada uno ronda los diez euros) ya que con diez de ellos se pueden plantar 100 árboles en 10 años.”