Viladecans y Sant Boi participan en un proyecto pionero de reforestación de zonas áridas

Los municipios de Sant Boi de Llobregat y de Viladecans han iniciado la reforestación de parte de la montaña de Sant Ramon con un sistema innovador, que evita la necesidad de riego artificial, protege los plantones y mejora sus posibilidades de crecimiento en zonas difíciles. La iniciativa forma parte del proyecto LIFE+ 'Los Desiertos Verdes', subvencionado por la Unión Europea.
 

El sistema utilizado para la reforestación se denomina Waterboxx, un invento holandés que consiste en una especie de disco que se sitúa en la base de la planta y que mejora su capacidad de supervivencia. Por un lado, permite mantener un microclima, reteniendo el agua que se forma en la condensación nocturna y también la de las lluvias, y dosificándola hacia el árbol a través de una simple cuerda. El sistema, por lo tanto, asegura el agua necesaria a la planta sin necesidad de riego artificial. Además, el disco evita que se evapore el agua de la superficie y protege las raíces del árbol de los rayos del sol, el viento y las plagas. De esta forma, se espera conseguir la reforestación de una parcela de 5,5 hectáreas de la montaña de Sant Ramon, que resultó afectada por un incendio el año pasado. Además del problema de los incendios, en esta zona la supervivencia de los árboles es complicada por la pobreza hídrica del suelo y por su fuerte pendiente.

Hasta ahora ya se han plantado 2.500 árboles y arbustos con este sistema, y está previsto que de aquí al año que viene se planten 2.500 más. La iniciativa pretende conseguir en 2015 la supervivencia de un 90% de los árboles plantados, lo que permitirá consolidar estos espacios una vez superados los primeros años, que son los más difíciles. Además, para potenciar la supervivencia, se ha utilizado la mandera quemada en el incendio de julio de 2010 para formar bancales que eviten la erosión del suelo, que tiene pendientes superiores al 40%. La plantación la ha realizado la empresa Transfer, con el apoyo de trabajadores de un plan de ocupación de Viladecans y de la Casa d'Oficis Viver Ambiental de Sant Boi de Llobregat.